Categorías
Artista

Portishead

Si hay un grupo que se toma sus presentaciones y producciones con mesura y con tiempo, ese es sin duda alguna, Portishead.

Nativos del puerto homónimo en Gran Bretaña, son un grupo de trip hop totalmente diferente. Su trabajo y propuesta está mucho más cercana al soul y al krautrock que al hip-hop y al ambient, como es el caso de Massive Attack, aún cuando ambos comparten raíces en común.

Con una carrera de 31 años, no necesitan de singles y presentaciones en demasía, basta con tres álbumes y un directo. Es que todo lo que hace el trío que forman Geoff Barrow, Beth Gibbons y Adrian Utley está hecho con detalle, la artesanía de Portishead queda totalmente reflejada en el sonido que manifiesta: samples de soul, ritmos percusivos hipnotizantes y melodías enigmáticas, que te llevan a imaginar una película noir en blanco y negro o un filme de autor independiente y nostálgico. Incluso, añaden el onírico sonido del theremin en algunos de sus temas, instrumento que por sí mismo genera una ambientación especial, donde quiera que se haga presente.

Samples, ritmos y melodías que bien podrían formar parte de la banda sonora de un filme noir, con luces azules, enigmático, nostálgico y a veces, onírico, eso es Portishead.

Destaco a Beth Gibbons, que tiene la particularidad de cambiar su tono de voz en algunas canciones, logrando sonar como una cantante de jazz a través de una antiquísima radio a tubos. Sus característicos susurros y tarareos, a veces, a la par del theremin antes mencionado, enriquecen el ambiente que Geoff Barrow genera por medio de sus selectos samples, ritmos y melodías, encontrando en Adrian Utley un apoyo importante para con estas últimas.

Geoff Barrow es mención aparte, multi-instumentalista, DJ, compositor y productor, su forma de realizar scratches y utilizar un vinilo como instrumento es excepcionalmente notoria. Si muchos temas de Portishead suenan añejos, no es sólo por la elección de samples, sino por el tratamiento que otorga a los vinilos que utiliza: se sabe que los desgasta adrede, rayándolos, ensuciándolos, dicen que hasta lanzándolos al suelo, todo con tal de generar diferencias en el sonido que, al contrario de lo que se pueda pensar, enriquecen el sonido y lo hacen único.

Siempre con rumores de alguna nueva producción, lo último ha sido una breve aparición en un concierto benéfico, realizado en Bristol, Reino Unido, el 2 de mayo pasado. A pesar de los años desde su último álbum de estudio (Third, de 2008), nada ha cambiado, Portishead es como el vino.

PD: Su álbum en directo, Roseland NYC Live, editado en 1998, es un sesión que debe ser escuchada y disfrutada. La banda comparte su música junto a la Filarmónica de New York, con arreglos y ambiente especiales que enriquecen incomparablemente el sonido característico de Portishead. Puedes verlo aquí.

Categorías
Artista

DJ Krush

Aprovechando que cumple 30 años de trayectoria, les comparto una presentación de DJ Krush intima y sencilla donde puede apreciarse toda su técnica, habilidad y capacidad de diseño sonoro logrado con aquello en lo que posee maestría: la tornamesa y el vinilo.

No es un sólo un DJ que mezcla canciones, DJ Krush genera ambientes sonoros, espacios que condensan samples de batería, efectos variados de sonido, melodías sencillas, folklore y sonidos naturales, creando verdaderas obras sonoras. Si se trata de extraer estilos, el jazz y el soul siempre están presentes, junto con un correcto uso de la música electrónica. Su maestría le permite prácticamente ser un estilo musical por sí mismo, más cercano al trip-hop y al ambient, llamado hip hop abstracto.

DJ Krush junto con DJ Shadow, redefinen al clásico DJ de hip-hop y lo convierten en un músico solista digno de ser estudiado y enseñado.

Casi una hora de presentación que puede ser disfrutada mientras trabajas, mientras te relajas o incluso, mientras meditas, ya que la sonoridad que logra DJ Krush es suficiente para acompañar tus pensamientos, en un momento de paz o de introspección, esto gracias a la innegable herencia nipona que embebe toda la obra musical de Ishi Hideaki, su nombre real, quien como digno japonés, rinde tributo a su cultura, por medio de la música, utilizando incluso el silencio y la quietud como instrumentos.

Fun fact: fue un miembro en su juventud de la Yakuza.

PD: recomiendo su álbum Jaku de 2004, Krush de 1994, Zen de 2001, Kakusei de 1999 y el mixtape OuMuPo 6 de 2006. Y cualquier canción en conjunto con Tha BOSS, un MC japonés maravilloso, con letras que derrochan poesía, también, uno de sus más conocidos temas: Kemuri, proveniente de su primer álbum, esa armonía de vientos y efectos que posee son un verdadero viaje sonoro.